© Marlen Corrales

#viajandoPorAhí

Paseo de un día al Sanatorio Durán

Haga picnic en las zonas verdes de uno de los lugares con más historia de Costa Rica

Entre la neblina y el frío propio de la zona alta de Cartago, se ubica el Sanatorio Carlos Durán, un antiguo edificio para los afectados por la tuberculosis en Costa Rica.

Se ha ganado fama de tenebroso ya que, muchos afirman que sus paredes encierran espíritus, fantasmas o almas en pena. Sin embargo, nosotros solo encontramos graffitis, mensajes, firmas, pintura y amplias zonas verdes para descansar.  

Aún así, crea usted en encontrar algo sobrenatural o no, es un destino, que vale la pena visitar. ¿Por qué?

Sus paredes encierran historia

Es una edificación de 1915, catalogado, en su época, como el primer hospital con capacidad para albergar al menos a 300 enfermos.

Fundado por Carlos Durán Cartín, reconocido médico y expresidente interino de Costa Rica (1889-1890).

En 1963, la epidemia cesó y los enfermos de tuberculosis fueron tratados en otros centros médicos.

Posteriormente, el edificio sirvió de cárcel. Pero, debido a las erupciones del Volcán Irazú, la infraestructura sufrió daños y esto llevó a su clausura en 1973.

Fotos Dayana Corrales

Actualmente, es administrado por  la Unión de Pequeños y Medianos Agricultores Nacionales (UPA Nacional).

La entrada tiene un valor de ¢1200. 

Las instalaciones están ubicadas a 7km al norte de la ciudad de Cartago, camino hacia el Parque Nacional Volcán Irazú.

En sus instalaciones se puede:

  • Llevar una manta y comida para armar el picnic en sus áreas verdes aledañas.
  • Hacer el recorrido por los pabellones e imaginarse cómo fue su vida de hospital.
  • Sentarse a respirar aire fresco en las mesas ubicadas en sus alrededores.
Fotos Roy Fernández

Cartago, Costa Rica

Ver Comentarios

Ocultar Comentarios

Publicaciones Relacionadas

Otras Publicaciones